El cierre parcial de la frontera trastoca dinámica de estudiantes, turistas, compradores, trabajadores informales y miles de comercios en ambos lados de la frontera.

 

A partir de las cero horas de este sábado 21 de marzo, sólo quedarán abiertos los cruces para el comercio y trabajadores binacionales formales

La Verdad

Ciudad Juárez (Agencia) – Con más de 42 millones de cruces anuales, la frontera Juárez-El Paso se alista para el cierre parcial del tránsito fronterizo que Estados Unidos y México acordaron como una medida para frenar el avance de la pandemia del COVID-19 declarada por la Organización Mundial de la Salud.

A partir de las cero horas de este sábado 21 de marzo, en los cruces fronterizos entre México y Estados Unidos se restringirá el paso de los viajes no esenciales, es decir, los cruces con fines turísticos o recreativos, precisa la iniciativa binacional.

“Reconociendo el sólido vínculo comercial entre México y Estados Unidos, acordamos que nuestros dos países —en respuesta a la situación de salud global y regional en curso— requieren medidas particulares, tanto para proteger el comercio bilateral como las economías de nuestras naciones, así como garantizar la salud de nuestros ciudadanos”, dice el comunicado oficial sobre la medida.

“Los Gobiernos de México y de Estados Unidos reconocen también que los servicios críticos como alimentos, combustible, atención médica y medicamentos que salvan vidas deben llegar a las personas en ambos lados de la frontera todos los días. Por lo tanto, los viajes considerados esenciales deberán continuar sin obstáculos durante este tiempo”, continúa el texto.

La medida se implementa en toda frontera terrestre entre Estados Unidos y México –– Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas– por 30 días, lo que podrá ser extendido previa revisión.

Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores de México, dijo también que ha comunicado la decisión a los gobernadores de la frontera norte de México, Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

“Hemos hecho un catálogo de actividades esenciales que no deben afectarse, que incluye actividades en primer lugar de comercio, transporte de mercancía, movimientos logísticos que tienen que ver con la actividad comercial. Ninguno de ellos tiene afectación”, afirmó el canciller.

Igualmente, dijo que quienes tienen permiso para trabajar en Estados Unidos tampoco se verán afectados por el cierre.

Desde la Casa Blanca, en Washington, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo en conferencia de prensa que el cierre de la frontera a los viajeros no esenciales de Canadá y México entraría en vigencia a la medianoche de este sábado.

Comentó que el Departamento de Estado implementó un aviso de viaje de Nivel 4, que advierte a los estadounidenses que no viajen al extranjero. Los ciudadanos estadounidenses “deberían organizar el retorno inmediato”.

A su vez el presidente Donald Trump hizo hincapié en que las actividades comerciales continuaban.

“Esto no es el cierre de la frontera, es que la frontera permanezca abierta, asegurando que el comercio continúe”, dijo Trump en conferencia de prensa, acompañado de Pompeo.

En los últimos días, los gobiernos de México y de Estados Unidos sostuvieron reuniones para evaluar el impacto de la estrategia, con la finalidad de enfrentar la propagación del virus.

Fotografía: La Verdad / Archivo

TRASTOCAN A ESTUDIANTES, TURISTAS Y COMPRADORES

La dinámica del cierre trastocará la vida de la comunidad fronteriza en ambos países, en la que diariamente miles de trabajadores informales, estudiantes, turistas y compradores cruzan la frontera.

Tan sólo en la región Juárez-El Paso se verían afectados los más de 111 mil cruces que en promedio se realizan diariamente a través de los seis puntos fronterizos de la región.

De acuerdo con la Oficina de Estadísticas de Transporte de Estados Unidos (BTS, por sus siglas en inglés) en 2019 se contabilizaron un total de 40 millones 723 mil 548 cruces de trenes y autobuses de pasajeros, peatones y vehículos personales, esto es, movilidad no relacionada con el comercio transfronterizo.

Para el mismo periodo, la misma fuente indica que se hicieron en promedio 5 mil 420 cruces diarios (un millón 978 mil 436 anuales) de camiones, trenes de mercancía y contenedores.

“El canciller Ebrard reiteró la importancia de avanzar con la implementación del T-MEC para disponer de nuevas herramientas a fin de proveer certeza a los mercados y hacer frente a los efectos económicos de la pandemia. La iniciativa bilateral buscaría mantener los flujos comerciales y la actividad económica entre ambos países, al tiempo que incluiría medidas para enfrentar la propagación del COVID-19”, añadió una nota informativa de la SRE.

El tránsito de mercancías y personas y la cercanía entre ambas ciudades (divididas únicamente por el Río Bravo) convierten al binomio El Paso-Juárez en una misma zona epidemiológica, de acuerdo con autoridades sanitarias.

Del lado estadounidense se contabilizan hasta el día de hoy seis personas contagiadas de COVID-19, en tanto que en Juárez hay registro de dos.

La comunidad fronteriza en la región cuenta con seis cruces para transitar de México a Estados Unidos, cinco de ellos ubicados en el municipio de Juárez y uno en el de Guadalupe, también en el Estado de Chihuahua.

En conjunto, las comunidades de El Paso y Juárez alcanzan una población de 2 millones 289 mil 269 personas, de acuerdo con la información del Instituto Municipal de Investigación y Planeación del Municipio de Juárez. La mayoría de la gente (un millón 448 mil 859 personas) se cuenta del lado mexicano, mientras que el resto pertenece a la localidad del sur de Texas.

Aunque en Juárez la mayoría de la actividad económica es de tipo industrial (65.4 por ciento del total) y la de El Paso se concentra en el rubro de comercio y servicios (86.9 por ciento), la afluencia de estadounidenses que acuden a servicios médicos mexicanos es común.

La oficina de la Contraloría de Cuentas Públicas del Estado de Texas calculó que en 2018 la contribución económica del comercio ingresado a través de los puertos de entrada de El Paso contribuyó a 165 mil 500 puestos de trabajo en el estado sureño. Mientras que cerca de 25 mil millones de dólares del Producto Interno Bruto de Texas estuvieron ligados al ingreso de mercancía por los puentes de la región.

En total, estimó la misma oficina, durante 2018 el 20.1 por ciento del total del comercio internacional de Texas ingresó por El Paso, lo que equivale a 81 mil 900 millones de dólares.

Armando Cabada, presidente municipal de Juárez, dijo que sería limitado el cruce recreativo a Estados Unidos.

“Ese sería el cierre parcial, a qué se refieren… a quien va de compras o a cenar o al cine o a algún tipo de diversión en Estados Unidos o a tratar de viajar no lo van a permitir, pero el tema comercial no se restringe”, manifestó el alcalde.

Antes del cierre de las fronteras con México, Estados Unidos tomó medidas similares con Canadá, donde el tráfico no esencial no será permitido por 30 días.

laverdadjz@gmail.com