LOS POLITICOS NO DEBEN DE PROPAGAR DISCURSOS DE ODIO.

LOS LÍDERES EXCESIVAMENTE AMADOS PUEDEN SER TRAICIONADOS POR SER CONSIDERADOS INGENUOS, MIENTRAS QUE AQUELLOS QUE SON ODIADOS PUEDEN SER SUPRIMIDOS VIOLENTAMENTE; NICOLAS MAQUIAVELO.

 

 

En todo el mundo, estamos presenciando una inquietante oleada de xenofobia, racismo e intolerancia; Se están explotando los medios sociales y otras formas de comunicación como plataformas para promover la intolerancia, el discurso público se está convirtiendo en un arma para cosechar ganancias políticas con una retórica incendiaria que estigmatiza y deshumaniza a las minorías, los migrantes, los refugiados, las mujeres y todos aquellos etiquetados como “los otros”.

Y no se trata de un fenómeno aislado, ni de las estridencias de cuatro individuos al margen de la sociedad. El odio se está generalizando, tanto en las democracias liberales como en los sistemas autoritarios y, con cada norma que se rompe, se debilitan los pilares de nuestra común humanidad.

El discurso de odio constituye una amenaza para los valores democráticos, la estabilidad social y la paz, y las Naciones Unidas deben hacerle frente en todo momento por una cuestión de principios.

El silencio puede ser una señal de indiferencia al fanatismo y la intolerancia, incluso en los momentos en que la situación se agrava y las personas vulnerables se convierten en víctimas.

Cómo es posible que algunos destacados líderes políticos incluyan el odio en sus discursos y en sus ideas? La respuesta lógica debemos buscarla en dos elementos presentes en la esfera política.

Este es el paisaje en el que han brotado figuras como la de Steve Bannon, que representa el principal ideólogo y comunicador del discurso político que llevó a Donald Trump a la Casa Blanca. Este discurso ha estado caracterizado por el continuo recurso al odio, la xenofobia y un nacionalismo populista; e ideológicamente por un proteccionismo económico y una reconfiguración del papel que Estados Unidos debe jugar en el ámbito internacional.

Pero existen otros líderes políticos que han hecho del odio su emblema, como el ex vicepresidente italiano Matteo Salvini y el primer ministro húngaro Viktor Orbán, que también son admirados políticamente por Bannon.

Desde una visión macro política, podemos observar hasta qué punto estos ejecutivos han influido en la pérdida de calidad democrática en sus países.

 

El odio como el terror es un instrumento al servicio de intereses políticos. La clásica obra de El Príncipe de Nicolás Maquiavelo dedica un capítulo completo a determinar cuáles son las cualidades más deseables en el gobernante. Ante la disparidad de rasgos personales, el estadista florentino defiende que aquellos líderes excesivamente amados pueden ser traicionados por ser considerados ingenuos, mientras que aquellos que son odiados pueden ser suprimidos violentamente.

 

El odio es, por lo tanto, una herramienta política que Maquiavelo considera poco óptima para el rendimiento político y poco beneficioso para la gobernanza. Y al respecto, se debe añadir que esta recomendación fue pronunciada en un momento histórico en el que la democracia como sistema de gobierno aún no existía.

Las ventajas estratégicas de los populismos

Es aquí donde entran en juego las ventajas estratégicas de los populismos, como se ha mostrado a comienzos del siglo XX.

¿Pero qué es el populismo? “Es un movimiento político heterogéneo caracterizado por su aversión a las élites económicas e intelectuales, por la denuncia de la corrupción política que supuestamente afecta al resto de actores políticos y por su constante apelación al pueblo, entendido como un amplio sector interclasista al que castiga el Estado”.

 

 

En este sentido, los líderes populistas se caracterizan por una legitimidad basada en su auto consideración como representantes políticos de amplios sectores de la población que se enfrentan a un sistema (presuntamente) corrompido dominado por distintas élites y es aquí donde el odio permite unificar a personas de distintas categorías sociales al otorgarles una identidad colectiva y un enemigo al que perseguir.

En Medio se ve reflejado este fenómeno que se ha estado viviendo desde que el presidente ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR, entro al poder y lo que paso en Estados Unidos es una lección para los políticos y líderes a sus gobernados, que destruyen las instituciones, que llevan el pueblo al caos y que practican el discurso de odio en lugar de solidaridad.

La violencia no es buena consejera, mucho menos la imprudencia, características propias de regímenes populistas que se resisten al paso de acontecimientos democráticos.

Lo que se vio en Estados Unidos es algo  que nadie puede creer; un líder político (presidente) que tomo poder y no lo quiere soltar; imagínese  usted lo que puede pasar en este país si el presidente AMLO continua adueñándose de todo, incluso de los organismos independientes en el país, sobre todo si el presidente se hace la víctima y se quiere quedar en el poder.

En Matamoros, continúan los contagios luego de las reuniones de navidad y año nuevo, las autoridades de salud informan que los hospitales están recibiendo mayor número de pacientes en los últimos días.

Por ello las autoridades de COEPRIS, continuaran con los operativos en parques  y áreas deportivas así como en las colonias COVID-19.

El grupo Matamoros contra Covid que fue integrado desde marzo del 2020 cuando dio inicio la pandemia, ha trabajado mucho con cada uno de sus integrantes ya que lo conforman diversos sectores de la ciudad pero el alcalde siempre se ha mantenido distante de los intereses de los ciudadanos matamorenses aun cuando pretende la reelección, pero ahora se entiende que quizá las oportunidades que tiene son nulas ante la postulación de muchos otros personajes que ya se han registrado.

Sugerencias y comentarios arabelagarcia01@hotmail.com