En Voz Alta

Gastón Monge/2079

 

Desde el primer día de su gobierno, Carmen Lilia a veces dice cosas interesantes, otras no tanto, pero en cada comentario, en cada palabra se puede percibir un fuerte sabor a rencor y venganza contra la anterior administración, debido a presuntas irregularidades que dice cometió en detrimento de las finanzas municipales, si así fuera, que presente los documentos pertinentes y lleve a cabo las denuncias judiciales necesarias, de otro modo solo quedará en palabras.

Cuando un funcionario gobierna apoyado en el odio y la venganza, lo único que se puede esperar es lo mismo, y así es como Carmen Lilia está actuando, en un acto similar al de su hermano Carlos cuando gobernó la ciudad, pero aún puede superar el pasado y hacer a un lado la soberbia.

Cada día Carmen da a conocer a medias presuntas irregularidades cometidas durante la anterior administración municipal, probables desfalcos financieros en la ejecución de la obra pública, entrega tardía de documentación, ausencia de documentos que avalen el ejercicio financiero anterior, y acusa a los gobernantes del PAN que administraron la ciudad en los cinco años anteriores, pero nunca dice nada del trienio de su hermano que también perteneció al PAN.

Una deuda pública aun no cuantificable y deudas y dudas por todos lados, cosas raras, y misteriosas desapariciones de muebles e inmuebles rentables pero no comprobables todavía, y lo peor es que esa actitud de rencor ya la desquitó contra los empleados municipales que trabajaron para el anterior gobierno a quienes despidió sin importar las afectaciones a cientos de familias que dependían de este salario, por lo que el desempleo aumentará sin duda.

Ella dice que en algunas áreas renunciaron hasta 500 empleados de la anterior administración en un solo día al no haberse presentado a trabajar al día siguiente, pero…¿cómo es posible que tal cantidad de personas con un empleo seguro y un salario estable, dejen así nomás sus empleos? Claro que es incongruente y despiadada la forma en que se ventilan estos casos

Lo malo de este asunto es que al igual como ocurrió hace 8 años, esos lugares no quedarán vacantes, sino que serán ocupados por amigos, familiares, recomendados y aviadores que afectarán aún más la nómina y las finanzas municipales.

Sin embargo, por encima de todo ello, me pareció de singular relevancia que Carmen Lilia haya dicho que gobernará con austeridad, y que sus colaboradores cercanos y no tan cercanos, no dispondrán de recursos económicos para dilapidar, porque la suya será una administración austera. ¿Usted en realidad lo cree? Porque yo no lo creo.

Hay que recordar que cuando fue diputada local se le vio hacer viajes a bordo de un costoso helicóptero particular, por lo que es de dudar que en sus viajes fuera del municipio aplique ese tan desgastado concepto de austeridad, y no rente los aviones que su hermano solía rentar a un costo de 130 mil pesos por viaje tan solo a ciudad Victoria, por lo que la austeridad que pregona será solo en el dicho.

Eso de la austeridad está bien, pero supongo que los funcionarios de primer nivel seguirán ganando esos fabulosos salarios que les permitirán tener una vida de lujo, solo por ser amigos de la alcaldesa, amigos de los amigos de ella, parientes cercanos de los funcionarios recién nombrados, o simplemente compromisos de campaña con salarios estupendos.

Si Cantúrosas quisiera en realidad gobernar de manera austera, debería en primera instancia dar a conocer de manera pública su patrimonio personal y familiar, al igual que el de sus colaboradores, para que al final del trienio no nos salgan con que ese enriquecimiento explicable surgió del puritito sudor de su frente y del trabajo tan honesto que desempeñó como servidora pública.

*******

Es muy común ver como al inicio de cada trienio ingresan a la administración pública personajes mediocres con un desempeño tan gris, que nadie los había notado, pero al terminar los gobiernos trienales, terminan como señores feudales, con costosas residencias en esta ciudad y en la vecina Laredo, Texas, vehículos y camionetas del año, cuentas bancarias en algunos bancos de México y de Estados Unidos, e incluso de otras partes del mundo.

Algunos de los nuevos funcionarios de cada tres años nunca han viajado a otros países, pero resulta que conforme avanza la administración municipal, ya viajan a París dos o tres veces, y se visten de la mejor ropa comprada en los mejores almacenes de San Antonio y de Nueva York.

En el trienio que inició el uno de octubre, no creo que los nuevos y los no tan nuevos funcionarios sean la excepción, sobre todo el cuerpo de secretarios, regidores y de síndicos del partido que sean, que cada tres años hacen viajes espectaculares a diversos países.

Y es que retornando al tema de la austeridad, los regidores, los síndicos y los secretarios son de lo más privilegiado de la clase política gobernante; y se debe en parte a que en su conjunto erogan en forma de salario cifras que para el sentido común de la gente resultarían una ofensa si se conocieron de manera pública.

Esa parte no fue tocada por el alcalde Cantúrosas, porque no creo que en su cabildo vaya a reinar la austeridad, ya que pese a que cada uno de los 21 regidores y síndicos, tienen un salario nominal de 11 mil pesos quincenales, lo que da al mes 22 mil pesos, que es lo que usted y yo podemos comprobar físicamente.

Pero lo no comprobable es la otra nómina que se les paga en forma de compensaciones similares y superiores al salario que ganan, es decir, que aumenta a 44 mil pesos mensuales, aunque hay algunos regidores, los más listos y astutos, que resultan ser hábiles negociadores para sacarle al alcalde en turno un salario de hasta 60 mil pesos o más por mes.

Como no creo que a ellos se les vaya a bajar el sueldo, entonces el gobierno de austeridad anunciado quedará solo a medias, porque pagarle a este grupo de personajes que se ha demostrado en todas las administraciones municipales, no cumple con sus horarios de trabajo, gestionan muy poco porque la mayoría solo levanta la mano para aprobar lo que otro dice, y será un vil despilfarro de recursos.

Solo haga usted cuentas de un salario mensual ‘normal’ de 50 mil pesos mensuales para cada uno de los 21 regidores y dos síndicos, lo que dará por mes la cantidad de un millón 50 mil pesos, o 12 millones de pesos al año.

Tomo como ejemplo el cabildo de Laredo, Texas, ciudad vecina en donde siendo una ciudad el doble de grande territorialmente hablando, aunque con menos habitantes pero mejor urbanización y desarrollo de todo tipo, solo hay 8 regidores, de los que la mayoría no devenga un salario porque trabaja para el gobierno federal o estatal, son empresarios o comerciantes, y aun así trabajan mejor que los nuestros y sin tantos reflectores.

Es una pena que en donde debería haber austeridad pueda opulencia, y eso se verá conforme pase el haber tiempo. Un vehículo austero será cambiado por una camioneta del año, una casita de interés social será cambiada por una residencia en una buena colonia, las ropitas discretas cambiarán por opulentos trajes sastre comprados en San Antonio, y en donde debería haber ahorro el despilfarro será el sello, y eso lo veremos pronto, porque en donde deberá haber democracia, surgirá una plutocracia que nos gobernará durante tres años… tal vez.

———————————————-

 

Hasta mañana

gastoneligiomonge@hotmail.com

gastoneligio@gmail.com

www.sincensura.mx