Más de dos millones 850 mil  firmas deberán reunir los simpatizantes del presidente Andrés Manuel López Obrador para que pueda realizarse, en marzo de 2022, la consulta de revocación de mandato.

Las firmas equivalen al 3 por ciento del padrón electoral, se recabarán del 1 de noviembre al 15 de diciembre y se deben levantar en por lo menos 17 estados para que sean válidas.

Si se reúnen las firmas y se realiza la consulta, para que los resultados de esta sean vinculantes, es decir, se apliquen, tendrá que participar el 40 por ciento del padrón, cerca de 38 millones, lo que suena imposible.

En la consulta del 1 de agosto de este año, para enjuiciar a los  ex presidentes de la república,  participó menos del  8 por ciento del padrón y tuvo un costo de más de 520 millones de pesos. Ahora se  necesitaran 3,830 millones. Será dinero  tirado a la calle, en un país de pobres y en el que la oposición  ha fracasado en su intento de ponerle límites al Presidente. Los  equilibrios siempre son buenos, pero la oposición  perdió la  brújula y no encuentra su sentido.

En otro tema, en  Tampico el senador Américo Villareal Anaya  se reunió con maestros que se quejaron del  gobierno del estado porque les retiró apoyos para  becas y capacitación.

El legislador les dijo que solo con una mejor educación se puede  transformar al país y  les comentó a los maestros que en él  tienen un aliado en sus luchas.

Américo también dio a conocer que  en que este mes de la lucha contra el cáncer,  en el país se preparan anualmente a 20 mil especialistas en  esa enfermedad, y antes eran  cinco mil. Subrayó que en el gobierno de la 4T se trabaja para que el derecho a la salud de los mexicanos sea una  realidad.

El fin de semana se realizó el “destape” de Vicente Verastegui como candidato a la gubernatura y lo más “destacable” fue la presencia del ex diputado Alejandro  Guevara Cobos, a quien el PAN le arrebató recientemente el derecho a ser diputado local. De que hay masoquistas, los hay.

Edgar Melhem Salinas se apresuró a aclarar que la presencia  del masoquista ex diputado  fue a título personal, no en representación del  PRI. El  directivo prisita  insiste en que no es  viable una  alianza con el PAN,  aunque esta consciente que  la decisión la va a tomar la dirigencia nacional.

En  otro tema, la presidenta municipal Carmen Lilia Canturosas  entregó más de mil 300 kilos de alimentos  a Caritas de Nuevo Laredo, como parte de su campaña “Por un México sin  hambre”.

Los alimentos no perecederos fueron recolectados entre los empleados del ayuntamiento. El  sacerdote Rogelio Lozano  Alcorta recibió el donativo  y destacó el gran corazón y generosidad de los neolaresdenses que  siempre están dispuestos a ayudar al prójimo.

Carmen Lilia les dijo a los  directivos de Caritas que tienen  en ella  a  una aliada para apoyar este  tipo de causas.