Si el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha propuesto que los gobiernos estatales aporten el 50% del costo que genera el programa “65 y más”, es conveniente que la delegación de Bienestar les dé a conocer dos aspectos sobre este programa para que sea transparente y se aseguren que está bien manejado:

Uno. Que a la publicidad que tiene el programa agreguen los logotipos de los gobiernos estatales e informen a los beneficiarios que “65 y más” se realiza, en este caso, gracias a la aportación que le hace el gobierno de Tamaulipas y del mandatario estatal, Francisco García Cabeza de Vaca.

Y dos. Que la delegación federal de Bienestar le entregue la relación de beneficiarios del programa “65 y más” al gobierno de Tamaulipas para que conozca a quién se le entrega ese apoyo y compruebe que los nombres sean reales y no ficticios.

El caso es que el delegado en el estado, Rodolfo “El Chilango” González Valderrama, hace unos días declaró que el gobierno de Tamaulipas debe aportar los recursos del programa “65 y más” para que sea entregado a sus beneficiarios, ya que esta aportación se establece en la Constitución Política de México y es un derecho de los adultos mayores.

Sin duda que “El Chilango” González tiene mucha razón, pero debe conocer que a López Obrador le importa muy poco lo que se establece en la Constitución, ya que en la misma Carta Magna se expone que la Federación es la responsable de mantener limpios los vasos lacustres, ríos, lagunas, presas y canales, para que los ciudadanos tengan suficiente agua potable y esto no lo cumple.

Y es que la reparación de la represas como la del Camalote no está contemplada en el presupuesto de egresos federales y esto pudiera generar un problema mayor, como el que ya se presentó hace tres meses, cuando la laguna de Chapayán se estaba llenando de agua salada.

El caso es que AMLO ordenó que se hicieran las reparaciones en todo el sistema lagunario del sur de Tamaulipas y es fecha que sólo el gobierno de Tamaulipas es quien sigue aportando para su mantenimiento y el gobierno de AMLO sigue siendo puro cuento.

En fin, siempre hemos dicho que el peor enemigo de MORENA es presidente Andrés Manuel López Obrador, se ha comprobado que el tabasqueño es de “los que tiran la piedra y esconden la mano” y eso, no está nada bien, ya que deberían manejarse con más discreción y no presionar a los gobiernos estatales, porque si empiezan a pedir reciprocidad en el actuar, pues podrían presentarse algunos inconvenientes que a los morenistas en nada los va a beneficiar. Ni más ni menos.

Para finalizar, muy mal se ven los dirigentes del PT y en especial Arsenio Ortega Lozano quién está solicitando al TRIFE que las diputadas Leticia Sánchez y Lidia Martínez quienes chapulinearon al PAN, les apliquen un juicio electoral para revertir el salto que dieron y sean llamadas las suplentes.

Y la pregunta sería… ¿acaso este asunto no pudieron evitarlo antes?… ¿acaso él no fue quién aprobó sus candidaturas?

Este caso es lamentable, pero ellas no tienen la culpa de dar saltos de uno a otro partido, en todo caso si hubiera un culpable sería los propios dirigentes del PT por lo que ahora se ven muy mal haciendo el ridículo de solicitar que les quieten su representación popular.

A quienes deben quitarles la representación del Partido del Trabajo es a la dirigencia de esta organización política porque cómo se puede ver, cada vez están peor y es posible que sea porque tienen más de 20 años al frente de este partido político.

De salida.  Se anuncia que César “El Truco” Verástegui tendrá un destape al que acudirán más de 10 mil personas y esto será el inicio de su pre campaña rumbo a las elecciones del 2022 y si cumple este rumor, es posible que cause impacto entre los tamaulipecos y habrá que escucharlo para conocer cuál es su principal propuesta.

Si El Truco logra descifrar lo que los tamaulipecos desean de su próximo gobernador, es casi seguro que consiga el triunfo electoral, ya que los morenistas del sur, centro y norte cada vez están más divididos y no se observa quién pueda unirlos en un mismo proyecto.

Todo indica que los alcaldes como Adrián Oseguera y Mario “La Borrega” López, pudieran ser lo mayores beneficiados, ya que controlan sus municipios y tienen una amplia base social que los apoya. Así que entre ellos dos pudiera estar el candidato ideal de MORENA porque tienen experiencia, conocen el panorama político y tienen suficientes recursos con que financiar sus campañas. Ni más ni menos.