En Voz Alta

Gastón Monge/2076

 

La semana que pasó estuvo plagada de acontecimientos en los que algunos aspirantes a la candidatura por MORENA para la gubernatura de Tamaulipas visitaron algunos municipios para refrendar sus intenciones de ser el próximo mandatario en la entidad, y esta ciudad no fue la excepción con la visita del senador Américo Villarreal, quien para algunos es el favorito para ser el candidato.

Su relación con el presidente López Obrador lo coloca en dicho lugar, pero no siempre el que sale en la foto es el favorito, ya que se deben tener otros atributos que al senador la faltan, como es carisma, don de oratoria y más sencillez.

Y es que el médico es muy aburrido cuando habla, y lo peor es que habla mucho y dice muy poco, lo que le resta posibilidades, pero veremos si su relación con AMLO le servirá para hacer a un lado a los demás aspirantes de MORENA que surgen como Amanita Muscaria, y son tan tóxicos que no llaman la atención de los medios.

Uno de esos casos es Alejandro Rojas Díaz Durán, quien también visitó Nuevo Laredo, pero su paso fue tan inadvertido y es tan antipático debido a sus desplantes y arrogancia, que vale decirlo, le restan posibilidades para un cargo que le queda tan lejos como grande.

Pero entre ambos existe una temible coincidencia: El odio que a cada momento muestran en contra de todo lo que no sea afín a su proyecto morenista, y es por ello que a quienes no congenian con sus ideas o propuestas son sus enemigos, no sus adversarios políticos, adjetivos que a cada momento utilizan para denostar a quienes se han opuesto a sus propuestos y proyectos.

Gobernar de la mano del odio no es bueno para ningún político, y mucho menos si para ello se utilizan como herramienta la descalificación, los señalamientos y un evidente sentido de supuesta superioridad que a muchos gobernantes en Tamaulipas les ha sido contraproducente.

Los ejemplos abundan en la entidad, y para citar algunos ahí están los ex gobernadores Tomás Yarrington y Eugenio Hernández a quienes la arrogancia y el ansia de poder los empujó hacia donde se encuentran en este momento, y poco faltó o falta para que Egidio Torre los acompañe, al igual que al panista Cabeza de Vaca, a quien han convertido en presunto delincuente.

El haber ganado MORENA las elecciones en el 2018 a nivel nacional y en este año en Tamaulipas, eso sí, de manera limpia y contundente, tal parece que ha cegado a algunos morenistas de cepa y a otros que solo en el papel lo son, y que piensan que su reinado será eterno, sin querer entender que en política las victorias se fincan con base en acuerdos, pactos, trueques y convenios que le ponen fecha de caducidad a los mandatos y a los gobernantes, como ha ocurrido en Tamaulipas y en sus 43 municipios.

Es por eso que MORENA y todos los partidos políticos que llegan al poder, tienen a sus ‘enemigos’ no afuera del partido sino en sus propias entrañas, al igual como ocurrió con el PRI y luego con el PAN. Sus integrantes son enemigos que hacen uso de las armas más eficaces para derrocar a un gobernante o para hundir a sus partidos, como son la traición, la intriga, el complot, la conjura, la ingratitud, la infidelidad y la vileza, armas que tarde o temprano son más eficaces que cualquiera de las ‘virtudes’ que pueda tener un político, y cuando se utilizan son mortales.

————————————

MORENA no es la excepción porque a su interior abundan quienes pertenecieron al PRI y al PAN, y utilizaron esas herramientas para denostar a los suyos y cambiar de partido, como si eso fuera suficiente como para borrar toda esa intriga que usaron para vestirse de morenos, aunque la leyenda solo se vea en la camiseta, no en el corazón ni en las venas. Por eso es que MORENA  está tan dividido que no tardará mucho en que la traición de la cara y fracture un proyecto que nació sano, que crece viciado y que posiblemente termine al igual como terminaron el PRI y el PAN.

En Nuevo Laredo los ahora neo morenistas al igual que los neo panistas de hace 8 años, con Carlos Cantúrosas, se creen invencibles y únicos en el mapa geopolítico de Tamaulipas, pero la traición y la vileza que forjó el proyecto canturosista los empujó al abismo tres años después, aunque ahora tratan de olvidarlo porque ya son morenistas y al PAN, partido al que pertenecieron, lo dejan al olvido, pero si ya traicionaron a un partido, de seguro lo volverán a hacer con MORENA, es posible aunque no deseable, pero la ambición de poder y la arrogancia son tan poderosas en tiempos de transición política que hasta que ocurre ya es quizás muy tarde para el remedio.

Carmen Canturosas, es ya la presidenta municipal de Nuevo Laredo, aunque oficialmente lo será hasta el uno de octubre, cuando le den la estafeta que le permitirá gobernar una ciudad sí, vale decirlo, destrozada por la ignominia y la traición de unos cuantos, pero una ciudad extremadamente rica en recursos económicos al tener en sus manos en esos tres años de gobierno más de 10 mil millones de pesos, cantidad que puede desestabilizar emocionalmente a algunos gobernantes, como le ocurrió a Carlos Canturosas y al que le siguió, cuando fue alcalde y le vendieron la idea de ser el mejor entre los mejore alcaldes del país, algo tan inusitado como absurdo.

Lo peor fue que le vendieron la idea de que podía ser gobernador de Tamaulipas con los resultados que ya sabemos, idea que esperamos no le vendan a Carmen Lilia, aunque algunos de sus colaboradores dicen que el virus de la arrogancia comienza a envolverla; esperemos que no sea así por el bien de nuestra ciudad.

———————————

 

Y es que a su hermano Carlos le fallaron sus asesores y sus aliados de los medios de comunicación, quienes en todo momento le vendieron cara la idea de que era el mejor de todos entre todos; nunca hizo caso a la advertencia de que la adulación cercana empaña la realidad y disfraza la mentira y la traición. No hizo caso a la crítica sana, aquella que ofrece la realidad tal y como es.

Ahora Carmen Lilia, desde que supo que su triunfo era inobjetable e irreversible, lo que avalo porque su triunfo fue claro y contundente contra la ex priista y neo panista Yahleel Abdala, a momentos da la impresión de que se pone el mismo traje que utilizó su hermano Carlos durante su mandato, ese traje que ya usaron los priistas y que les nubla la razón y les hace creerse únicos e indispensables.

Desde que supo que ganó las elecciones Carmen Lilia va y viene a todos lados prometiendo cosas que ni el político más encumbrado del mundo ha podido cumplir; se pasea con políticos nacionales de su partido y sigue prometiendo cuando en realidad lo que debe hacer son compromisos y alianzas con la sociedad y con organismos generadores del empleo y del desarrollo de la ciudad.

¿Cómo puede prometer agilizar la construcción de un nuevo puente internacional cuando sabemos que esto tarda entre 15 y 20 años? ¿Cómo puede descalificar proyectos sin aportar elementos que lo comprueben? Hasta ahora solo se le ha visto reunirse con funcionarios, diplomáticos y políticos, pero cuando sea presidenta municipal oficialmente, veremos si en verdad cumplirá lo que está prometiendo, porque un gobernante con buenos deseos no le sirve a una ciudad que requiere de hechos, no promesas, de proyectos, no de conjeturas, de realidades, no de sueños.

Si en los primeros 100 días de gobierno Carmen Lilia finca las bases para un mejor desarrollo de la ciudad, si mejora las condiciones de vida de los marginados, si logra que el empleo crezca y genera las condiciones necesarias para que las inversiones regresen, si crea las bases para que el presupuesto de la ciudad sea invertido de manera adecuada, y si se limita solo a gobernar con sabiduría y buenos asesores, entonces creeremos que será una buena gobernante.

¿Pero cómo podría eso ser posible si la mitad de su cabildo y futuros funcionarios municipales son los mismos que trabajaron para su hermano Carlos durante su mandato? Los mismos que construyeron el nefasto puente vehicular de la calle Héroes, los mismos que gastaron millones en el fallido proyecto del iluso Centro Recreativo El Laguito, los mismos que hicieron un  contrato lenón para la instalación d 27 mil luces led que no sirvieron de mucho para combatir la inseguridad, los mimos que autorizaron la construcción de nuevos  fraccionamientos en áreas de alto riesgo e inundación, con los resultados que ya sabemos. ¿Podrá Carmen Lilia confiar en quienes le fallaron a la ciudad con esas obras?

Muchos ciudadanos esperamos que sí pueda y que haga a un lado lo que no le sirva, porque de malos gobernantes ya estamos hartos, y no queremos otros que sueñen con ser gobernadores o estar en Palacio Nacional.

———————————

P.D. La alcaldesa de Reynosa, Maki Ortiz, anda muy animada por el apoyo que MORENA le está dando para seguir escalando cargos más altos en la política. Así lo dijo este día en una entrevista radiada con Oscar Mario Beteta, a quien no ocultó su dese de poder figurar como probable candidata para la gubernatura de Tamaulipas. De ser así será algo muy incómodo para el senador Américo Villarreal quien lleva la delantera en ese sentido, y para los demás aspirantes del mismo partido. La pelea se pone interesante pero habremos de esperar hasta fines de año o inicios del próximo para saber quién podrá ser el candidato, y hasta marzo para su registro…veremos.

——————————-

Hasta mañana

gastoneligiomonge@hotmail.com

gastoneligio@gmail.com

www.sincensura.mx