Muy lamentable es el hecho de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump intente calificar  a los delincuentes mexicanos como terroristas, iniciativa que enviará a su Congreso para ser avalado, y si las dos terceras partes lo aprueban con 100 mil firmas, podría haber incursiones militares en México, aunque una intervención armada directa no será posible debido a que existen leyes internacionales que lo impiden, y porque no le conviene  ese país intervenir de esa manera por ser uno de los socios comerciales más importantes, y por su cercanía territorial, lo que abarata el cruce de mercancías, en comparación con lo que importa de Europa o Asia.

Por ello es que no es posible que el combate al narcotráfico por parte de estados Unidos, se de en territorio mexicano, tal y como se hizo con los presuntos terroristas en Irak, en Afganistán, o como pretende hacerlo Trump en Siria e Irán.

No es tan fácil hacerlo ni sería muy conveniente para nuestros vecinos algo así, más bien se trata de una acción intimidatoria contra México para que nuestro gobierno endurezca su mano y ataque de manera más frontal este flagelo que ya invadió todo el país.

Y aunque invadir México no sería tan difícil, el derecho Internacional, la sociedad comercial, política y cultural que existe entre ambos países es un fuerte impedimento, además, dese debe considerar que en parte se trata de una estrategia política de Trump, quien utilizará este tema del narcoterrorismo en México, como bandera electoral para ganar más simpatizantes y lograr la reelección para un segundo mandato de cuatro años.

Sin embargo, en dicho contexto sobresale el silencio cómplice y absurdo del presidente López Obrador, de quien los mexicanos esperábamos una respuesta contundente a las declaraciones de Trump, y que levantara la voz exigiendo respeto a nuestra soberanía, pero lo único que escuchamos fue un lamentable silencio,impropio de un de un mandatario.

Haber dicho en la ‘mañanera’ del martes que no tenía nada que decir porque en Estados Unidos será celebrado el Día de Dar Gracias, es algo tan torpe como inaudito que ha decepcionado a los mexicanos, quienes queremos un presidente fuerte y con voz en el concierto de las naciones, pero lo que tenemos es una especie de ardilla que se esconde en su agujero.

Pero no debemos preocuparnos tanto por las amenazas de Trump, ya que no será posible una intervención, y como dije antes, son solo estrategias intimidatorias, como las de los aranceles que lograron que López Obrador doblara las manos, y lo seguro es que ahora las doblará también.

Pero si no habrá intervención ello no quiere decir que los agentes de la CIA y del FBI ya están operando en el país, porque ya están aquí desde hace mucho tiempo violando nuestra soberanía  y operando impunemente.

Lo que debe hacer AMLO es poner orden en n el país y hacer a un lado esas tonterías de abrazos y no balazos, porque ni somos tan felices como él dice, ni nos va tan bien como supone, se requiere mano dura en todos los sentidos. Obligar a los evasores a que paguen sus impuestos, meter a la cárcel a los funcionarios corruptos,  hacer que los sindicatos regresen el dinero de las cuotas a los trabajadores, impulsar la economía del país con más inversión extranjera, de la buena, fomentar el empleo con mejores salarios, y cumplir con lo que no ha cumplido desde que asumió el mandato hace un año.

—————————————-

En la sesión de cabildo de este miércoles 27 de noviembre, el cabildo de Nuevo Laredo aprobó el presupuesto de egresos para el próximo año con la histórica cantidad de tres mil 328 millones 994 mil 359.87 pesos, cantidad similar a la de este año, aunque la mayor parte de este presupuesto será destinado a la Obra Pública, o sea, 767 millones de pesos, amén del 5.75 por ciento para el pago de la deuda pública.

Con este presupuesto, el alcalde Enrique Rivas pretende dinamizar aún más la actividad económica de la ciudad, al decir que se trata de un presupuesto bien distribuido, ya que reducirá los gastos personales, y aplicar esos recursos en beneficio de la sociedad. Y bueno esto quiere decir que seguramente tendremos mejores calles, una ciudad mejor urbanizada, y más centros laborales, y si es así pues que bueno.

Paralelamente, el gobierno de Tamaulipas recibirá el próximo año algo así como 56 mil millones, dinero que el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca ya tiene destinado para favorecer la inversión tanto pública como privada, nacional y extranjera, así como promover el turismo, las actividades agrícolas y ganaderas, la educación la salud y el comercio en todas sus áreas.

De esta manera, Tamaulipas y Nuevo Laredo seguirán a la vanguardia bajo el liderazgo de Enrique Rivas y Francisco García Cabeza de Vaca, líderes en la entidad y a nivel nacional, respectivamente, de acuerdo a recientes encuestas publicadas.

El presupuesto federal para el próximo año  será una cifra estratosférica al haber sido aprobada la cantidad de 6 billones 107 mil 732 millones de pesos, algo inaudito, una cifra que es incluso difícil de pronunciar, pero ¿qué se hará con tanto dinero?

Algo es seguro, no se destinará para combatir la inseguridad en el país, porque estamos en ese rubro peor que nunca, ni tampoco para fomentar la economía doméstica porque ya estamos en los albores de una recesión económica. Mucho menos para promover el empleo porque el salario cayó ante una inflación galopante e incontrolable, sobre todo en los productos de primera necesidad.

Pero eso sí, el presupuesto bajará para el INE, la FGR, el poder judicial, el Imss y el Isste, estos últimos se encuentran en una lamentable situación de descuido que la falta de medicamentos, de atención médica, de infraestructura y de equipo médico, tienen a estos institutos al borde del colapso, en los que la gente muere por falta de atención y de medicamentos.

——————————————————————

En cuanto a la política, en Morena las cosas siguen peor, y hasta que no se dedigne al nuevo dirigente nacional, la lucha por el control de ese partido y por el poder, seguirá siendo el pan de cada día.  Y a como van las cosas, quien lleva la delantera en este momento es la actual dirigente nacional, Yeidkol Polenski, quien espera que el Consejo Nacional sesione para sancionar al nuevo o nueva dirigente, aprovechando las fracturas y las divisiones que hay al interior del partido, y las fracturas ocasionadas por Ricardo Monreal y por su secuaz en Tamaulipas, Alejandro Rojas Díaz Durán, quien intenta manipular a los diputados más débiles y negativos de su partido en el Congreso local, como a Carmen Lilia Canturosas, quien le acompaña por donde quiera que va Rojas, seguido de su nefasta comparsa, el ex perredista Jorge Valdez.

Y si eso pasa en Morena, en el PRI las cosas no van tan bien, aunque con la salida de Yahleel Abdalá de la dirigencia estatal, es probable que el eventual nuevo dirigente, Edgar Melehm  ´pueda recomponer en algo el camino tan destrozado que dejo la neolaredense, quien dirigió tan mal al PRI, que lo dejó peor de como lo tomó.

En tanto, Ricardo López Pescador, dirigente interino, deberá ordenar bien el camino para que Melhem  llegue bien arropado por el dirigente nacional,  quien lo recomendó para el cargo, pero es prácticamente imposible que el PRI se recomponga y enderece un camino muy torcido dejado por el nefasto ex gobernador Egidio Torre, protector de Yahleel mientras estuvo al frente del PRI, por lo que no creo que ese partido pueda levantarse.

—————————————–

Hasta mañana

gastoneligiomonge@hotmail.com

gastoneligio@gmail.com

www.sincensura.mx

sincensura.información@gmail.com