El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, lamentablemente, aplica en su política la viscera, porque en los estados en donde los gobernadores no son de su partido, ni de su agrado, simplementa nada. Se limitan los apoyos, los recursos y visitas. Pero en las entidades cuyos gobernadores son de su agrado, hay de todo, como en botica. Con dos observaciones: él mismo lo dice abiertamente, sin pena y, segundo, pareciera que sólo es presidente de unos cuantos mexicanos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador estuvo el pasado sábado en el Estado de Michoacán y hasta allá llevó la reunión del gabinete de seguridad ante los serios y graves problemas que vive la entidad en esa materia. Ahí, el presidente se comprometió a buscarle solución a todos los problemas de ese estado, incluyendo los temas económicos, y anunció que el gobierno federal le aportaría al gobierno del estado los recursos necesarios para pagar la nómina magisterial, para empezarle a resolver los problemas con que recibió el estado el nuevo gobernador, por cierto de MORENA, el señor Alfredo Ramírez Bedolla.

Andrés Manuel López Obrador

Pero algo que pareció, no solamente de baja calidad política, sino además una grosería para los michoacanos, es que el presidente haya afirmado que “ahora sí voy a venir más seguido a Michoacán”. Eso quiere decir, que el presidente Andrés Manuel López Obrador hizo de su enfrentamiento con el anterior gobernador del PRD, Silvano Aureoles Conejo, un argumento para no ir a Michoacán y no atender a Los Michoacanos gobernador por Aureoles, además de dejar que el estado se asfixiara de problemas, para lograr el triunfo en las elecciones.

 Y esto qué ocurre con Michoacán también ocurre con otras entidades del país, incluyendo a Tamaulipas. Por ejemplo, a Sinaloa y a Sonora, el presidente va prácticamente cada fin de semana al igual que a Tabasco, a Veracruz, a Chiapas y a Oaxaca, pero el problema en Tamaulipas, no es que el presidente no venga, no señor, el problema en Tamaulipas es que ni hace presencia ni tampoco manda recursos extraordinarios para programas y para obras, que se merece una entidad qué es la segunda que aporta más recursos para sostener a la federación. Ello no solamente es un problema, sino además es una actitud política y personal lamentable, y muy criticable, por parte de los ciudadanos.

¿Será que el presidente Andrés Manuel López Obrador está esperando a que gane MORENA la gubernatura de Tamaulipas para venir a territorio tamaulipeco? ¿Y qué pasaría en el escenario de que el próximo 5 de junio MORENA pierda la elección? ¿Los tamaulipecos seguiríamos seis años más sin que el presidente de la república nos visite? ¿O estaremos condenados a, mínimo tres años de no contar con un peso adicional a lo que “por fórmula nos toca? Insisto, me parece un tema de la mayor importancia que el presidente de la república no solamente haga cosas con un sesgo partidista, político y personal, sino que además, las grite a los cuatro vientos, porque eso no es correcto. Estariamos pagando justos por pecadores. Los tamaulipecos y en otros estados donde el poder se encuentra en manos de personajes non gratos para López Obrador, estariamos cargando con el pago de facturas que no nos corresponden. El enfrentamiento del presidente con Tamaulipas, incluyendo el gobernador, además de que no debería ser, es innecesario. En la vida, y más en la política, hay que sumar y multiplicar en lugar de restar y dividir. Hasta hoy el presidente le ha apostado a su popularidad. ¿Y mañana?

PD. 1. El Presidente municipal de Tampico, Chucho Nader Nasrallah, estará este viernes en Reynosa, con el objetivo de redestauniarles las ventajas turísticas del puerto. Y es que para nadie es un secreto que la industria turística de Tampico se ha convertido en una actividad estratégica, no sólo para el sur del estado sino también para todo el estado. Tan es así que, en estos momentos se está llevando a cabo en el puerto, la Convención Nacional de Delegaciones, Sectores y Ramas Industriales de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación, CANACINTRA, en cuya inauguración, su presidente, Enoch Castellanos Férez, llamó a los empresarios y a los mexicanos a sacudir el marasmo que dejó la pandemia.

Chucho Nader

Asimismo, a la inauguración, asistió también el jefe del ejecutivo de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca y el propio presidente municipal, Jesús Nader Nasrallah, quien precisó que el municipio “ha tomado un nuevo impulso turístico luego del desarrollo y transformación llevado a cabo en los últimos tres años”.

PD. 2. El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, informó a través de su cuenta de Twitter, que la frontera entre México y los Estados Unidos se reabrirá a partir del próximo 8 de noviembre, pero sólo para personas vacunadas. Y por cierto, no todas las vacunas serán aceptadas.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipodromo.politico@gmail.com. Y también estamos en Twitter @MXCarlosCortes.