Ante un gobernador frívolo emergido de las filas de Movimiento Ciudadano, quien no ha correspondido a la confianza de la ciudadanía, los problemas en Nuevo León crecen y crecen cada día. Y la respuesta y la solución a los problemas sociales y reclamos ciudadanos, no está en las redes sociales que utilizan Samuel y su esposa Mariana para comunicarse con la sociedad. Porque en el ambiente neoleonés circulan miles de mensajes, pero poquísimos, contados dirían algunos, resultados.

No cabe duda que vivimos en una sociedad híper comunicada, en donde tenemos al alcance de la mano más comunicación, medios y mensajes, de los que somos capaces de decodificar y asimilar.

Una sociedad hiperconectada es una en la que sus elementos constituyentes, sean personas físicas, personas jurídicas o instituciones, se encuentran unidas por líneas virtuales de comunicación bidireccionales de diversa naturaleza.

En un interesante artículo sobre esta materia, Carlos Ramón Campos Chávez, quien es abogado y analista político con posgrado en Análisis Político en la Universidad Nacional Autónoma de México, asegura que “la reconfiguración de la sociedad hiperconectada (líquida y efímera), se podría explicar por el impacto que están teniendo las redes sociales en nuestras vidas, qué si bien nos mantienen más conectados, eso no quiere decir, más empáticos y solidarios entre nosotros como seres humanos”.

Las relaciones humanas, de cualquier índole, se han quedado en lo superficial. Parece que no interesa conocer más a fondo ni a la persona, ni al grupo al que pertenecemos, ni los acontecimientos que nos están sucediendo cercanos o lejanos. Más que actuar a conciencia, estamos reaccionando con lo que podemos al entorno en el cual estamos envueltos.

Y es pues que, entonces, este fenómeno de interacción multicompleja, de una sociedad hiperconectada, está deconstruyendo lo establecido en el lenguaje cotidiano, transitando al modelo digital -imágenes y sonidos- que está teniendo un impacto importante en los distintos sistemas sociales, ya sean familiares-personales, económicos-comerciales, que no se diga los políticos-ideológicos-institucionales. ¡Todo un rompimiento de paradigmas el mundo que nos toca vivir!

Y agrega el documento: “respecto este último (sistemas políticos), para analizar el fenómeno social del “#populismo” con estas variables de medios de producción discursiva, se podría explicar mayor el cómo y porqué ciertos discursos en una buena parte de la población están teniendo un impacto a considerar. No solo en la política, sino, también en lo comercial. Las teorías de la conspiración y otros temas aquí también podrían entrar”.

“Como comentario final, me parece que de manera involuntaria (dominados), nos hemos convertido en objetos de consumo, y no sujetos de decisión “autónoma” dentro de la espiral y/o proceso de transformación social al cual nos hemos adentrado: algunos por gusto, otros por placer, y otros más por necesidad.

Todo este asunto de la híper comunicación viene a cuento porque ahora, tras la llegada de las “benditas redes sociales”, cambió la forma de emitir mensajes y también de recibirlos. En la política, durante la elección estatal en Nuevo León en 2021, el hoy gobernador de esa entidad, Samuel García, llegó gracias al desempeño de su esposa Mariana Rodríguez como influencer en tierras regias, popularidad que al paso de las semanas de campaña y meses, se convirtió en votos en favor de su cónyuge, así como el hecho de que su adversaria morenista, Clara Luz Flores, se desinfló tras el descubrimiento de que la abanderada morena si tenía relación con Keith Raniere, líder de la secta Nxivm, quien está en prisión preventiva, en Estados Unidos, a la espera de la sentencia que recibirá el 27 de octubre, la cual podría ir de 15 años a cadena perpetua.

Ganó Samuel García la elección. Y en sus dos primeras pruebas, de fuego, el personaje resultó reprobado. Primero, no logró mantener en prisión a su antecesor, Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón, a quien acusó de los delitos de lavado de dinero, peculado, cohecho y uso ilícito de facultades. Y tras algunas semanas se prisión, se le otorgó al ex gobernador el beneficio de prisión domiciliaria.

Después, Samuel no ha podido resolver, aunque sea parcialmente, la crisis del agua en su estado, y solamente se ha dedicado a enviar mensajes a través de las redes sociales con “propuestas” de solución que, la verdad, son ocurrencias sin sustento ni técnico ni legal. “Me voy a traer agua del Río Pánuco”; “voy a traer agua de Coahuila”; “voy a desalinizar agua del mar frente a la costa de Matamoros”, han sido algunas de las soluciones que el “joven gobernador” ha propuesto.

El meollo del asunto es que la solución debe ser para ayer y todas las ocurrencias que ha propuesto Samuel llevarán una importante inversión de recursos y se tomará tiempo, en algunos casos años, lograr consolidarles, si es que le encuentra la cuadratura legal y los dineros.

Eso le ha llevado a Samuel a que le ocurran situaciones, chuscas para algunos, pero preocupantes para él y su equipo, porque ya se dieron cuenta que no todo son tik toks y anuncios espectaculares por Facebook o twitter. Los ciudadanos exigen resultados a un gobierno que lleva ya más de 10 meses en el cargo y al cual no se le han visto espolones para gallo.

Prueba de que la paciencia de la sociedad neoleonesa está a punto de ebullición, es que la semana pasada, mientras emitía un “en vivo”, en repetidas ocasiones automovilistas que circulaban por el lugar le lanzaron, a través de la bocina de sus automóviles, sonoros recordatorios familiares, con el mensaje tras bambalinas de que ya están cansados, hartos, de que las promesas se están quedando en sólo eso: promesas.

Y el problema en Nuevo León por la falta de agua es tan grave que ya el gobierno federal tuvo que intervenir, a través de la firma de un decreto presidencial, para buscarle soluciones al problema, ante la ausencia de resultados de un gobierno estatal y de un gobernador rebasado por los problemas y por su falta de experiencia y su exceso de frivolidad. Porque ni con la llegada de Cenicienta al Palacio de Gobierno, ni con la llevada de niños de la Casa Capullos a ver el partido de los Tigres, ni con todo el recurso puesto a disposición para boots y otros recursos digitales, la ciudadanía neolonesa está contenta con Samuel, y, por el contrario, los saludos maternales son el diagnóstico de un gobierno que no está funcionando y al que la sociedad que lo eligió le está dando una última oportunidad para que se ponga a trabajar.

La sociedad de Nuevo León aguanta, pero la resistencia no es eterna. O se pone las pilas Samuel García y reacciona a las exigencias ciudadanas, o en una de esas, se le alborota la gente y le dan las gracias, aunque salga a pasear por las calles de Monterrey, disfrazado de Buzz Lightyear. Tiempo al tiempo.

 

PD. 1. Por cierto y hablando del problema del agua, en donde el presidente Andrés Manuel López Obrador metió el hombro, la espalda y la cabeza por Nuevo León, millones de tamaulipecos nos preguntamos, todos los días, y a cada segundo: “Y por Tamaulipas, ¿cuándo?” Porque es un hecho que los problemas de Nuevo León los tenemos en Tamaulipas, la falta del vital líquido también la vivimos en Tamaulipas y no vemos que el Gobierno Federal vuelva la vista hacia los tamaulipecos, que por cierto, también “semos mexicanos”.

PD. 2. A quien las benditas redes sociales exhibieron el pasado sábado, durante la elección de los Consejeros Nacionales de MORENA en Puebla, fue a la lectora de la sección “Quien es quien en las mentiras de la semana”, Elizabeth García Vilchis, a quien la descubrieron entrando por la salida de la casilla en la capital poblana, pasando sobre quienes estaban formados y que tenían horas esperando para poder votar. En el video, ella trató de tocar al periodista que la grababa y él, con un desplante, ganado a pulso dicen muchos, le exigió “no me toques” a lo que la presentadora no le quedó de otra más que huir, acompañada de su esposo, René Sánchez, empleado del área jurídica de presidencia, y de su pequeño hijo.

A esta señora quien hoy, envalentonada y protegida por lo más alto del poder, se avienta un tiro con los medios más importantes de México y de los Estados Unidos, se le olvida que el tiempo no perdona y que, a partir del 1 de octubre del 2024, será sólo un cartucho quemado que, difícilmente, va a encontrar acomodo en las filas del gobierno, gracias a los enemigos que se ha buscado, solita, solita. Tiempo al tiempo.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipodromo.politico@gmail.com. Y también estamos en Twitter @MXCarlosCortes.