Gastón Monge

Nuevo Laredo, Tamaulipas.- Ante una inevitable alza de precios en diversos productos de consumo popular desde el inicio de este año, algunos comerciantes de la ciudad ven con incertidumbre y temor que esta escalada de incrementos que podría ser de hasta un 30 por ciento en general, afectaría sus ingresos al bajar sus clientes y comprar más caros los productos que ponen a la venta al público.

Durante un recorrido realizado por varios comercios establecidos en la ciudad, se comprobó que la incertidumbre priva en ellos  ante esta alza que a partir del primer día de enero comenzó a sentirse en el bolsillo de los consumidores.

Liliana Rodríguez vende jugos y licuados en la esquina de Ocampo y Héroe de Nacataz, en donde dice que la va bien porque consigue su mercancía a bajos precios, pero con los aumentos que ya iniciaron, sobre todo en productos como los que ella utiliza, y que son las frutas y algunos cereales, teme que sus clientes se le vayan.

“Temo que ya no vengan a comprarme como antes lo hacían en caso de que suban los precios de lo que yo preparo, y el año pasado me fue más o menos, con altas y bajas como todo negocio, ya que los precios fluctúan mucho cada vez que voy a comprar, suben y suben el precio cada que voy de compras”, explicó.

Ella compra frutas para el producto que vende, y lamenta que cada vez que acude al supermercado, los precios son más caros, como la papaya, las naranjas, los mangos, el plátano, productos que dice suben cada semana sin que ninguna autoridad haga algo, lo que afecta su economía y la de sus clientes.

La propietaria de la estética ‘Lili’,  María Lilia del Pilar, comenta que contrario a lo que mencionan los expertos, de que el 20230 será un mal año para la economía familiar, para ella sea bueno y que mejoren los salarios y las ganancias para el comercio, ya que el 2019 no fue tan bueno para ella.

“Yo hago cortes de pelo y la gente viene,  por lo que dejaré los mismos precios para seguir teniendo trabajo”, explica con una clara incertidumbre en sus palabras.

Un negocio de productos naturistas dedicado a mejorar la salud de las personas, es manejado por María, quien le pidió al reportero que no le tomara una fotografía.

“Son muchas las personas que vienen a comprar estos productos para tratar sus enfermedades, manejamos algunos productos que son más baratos que las medicinas de farmacia, y sirven para curar algún resfriado”, menciona.

Se quejó de que  al igual que algunos productos, lo que vende también sube de precio cuando surte para su venta, aunque confió que este año las cosas mejoren y  que haya repunte en la venta de sus productos.

Alexis atiende varios negocios de ropa en el centro de la ciudad, y comenta que el año pasado las ventas estuvieron bien, pero dice que la llamada cuesta de enero afectará este negocio al menos durante enero y febrero, y que hasta marzo se vuelva a componer, debido a l alza en el precio de varios productos y a que el dinero no alcanza para el gasto familiar, lo que hará que las ventas bajen.

De acuerdo a reportes de la Alianza  Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), al iniciar el 2020 se espera que algunos productos de consumo básico, como el frijol, aguacate, cebolla, tomate, maíz, avena y algunas frutas así como hortalizas, aumenten su precio hasta un 30 por ciento.

El año pasado el Inegi reportó que durante diciembre los productos que más incremento en su precio sufrieron, fueron chile poblano, maíz, huevo, frijol,  cebolla, pescado y carne de cerdo entre otros productos.