Gastón Monge

LAREDO, Texas.- Un hombre que tenía una orden de aprehensión por el delito de agresión sexual contra un menor de edad, fue arrestado cuando ingresaba a Estados Unidos por el puente internacional Juárez-Lincoln por agentes de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) luego de una inspección biométrica que confirmó su identidad, informó Alberto Flores, director del puerto de Laredo.

Alfredo Soto Martínez, un mexicano de 61 años de edad es el nombre del fugitivo detenido, lo que ocurrió el domingo 19 de septiembre en dicho puente internacional cuando oficiales de CBP procesaban el tráfico de autobuses comerciales desde México.

Puente dos

Según explicó Flores, al revisar los agentes la base de datos expedida por la oficina del sheriff del Condado de Dallas, Texas, detectaron que el sujeto tenía una orden de aprehensión pendiente por agresión sexual contra un menor de edad, por lo que al verificar que estaba activa dicha orden, el sujeto fue entregado a la oficina del sheriff para fincarle la responsabilidad mediante un proceso penal.

“Operaciones de Campo de CBP siempre está listo para ayudar a nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley, y a localizar a las personas buscadas con órdenes de arresto pendientes, especialmente aquellas presuntamente involucradas en crímenes atroces de naturaleza sexual con niños”, dijo Alberto Flores.

Añadió Flores que este tipo de información se ubica en el Centro Nacional de Información sobre el Crimen (NCIC), que es una base de datos automatizada y centralizada, diseñada para compartir información entre las agencias de aplicación de la ley.

Dijo que incluye las órdenes de arresto pendientes por una amplia gama de delitos, y que con base en la información del NCIC, los oficiales de CBP han realizado arrestos de personas buscadas por homicidio, fuga, lavado de dinero, robo, distribución de narcóticos, abuso sexual infantil, fraude, hurto y deserción militar.

Pero aclaró que los cargos penales son solo acusaciones y señalamientos, ya que se presume que los acusados son inocentes a menos que se demuestre su culpabilidad en un tribunal de justicia.