Gastón Monge

Nuevo Laredo, Tamaulipas.- Ante la casi inminente saturación de los hospitales de la ciudad para pacientes COVID, desde el lunes el hospital general fue habilitado para la atención de este tipo de pacientes, informó el médico Jorge Ramírez Rubio, presidente de la Comisión de Salud en el cabildo de esta ciudad, quien señaló que la situación está fuera de control.

Dijo que en dicho hospital solo serán atendidas las urgencias, ya que las demás áreas fueron habilitadas para atender pacientes con síntomas de COVID, y porque “en un fin de semana hubo 21 defunciones, y ocurrió al iniciar este año”, señaló el médico.

Jorge Ramirez Rubio

Comentó que desde el lunes 11 de enero el hospital general fue convertido en Hospital COVID, ya que la capacidad del hospital COVID para 40 pacientes se saturó, debido a que cada día se presentaron durante  este mes hasta cinco defunciones.

Dijo que también el hospital del Imss reportó en un solo día 10 defunciones, por lo que calificó la actual situación que se vive en la ciudad de “sumamente grave”, lo que motivó cerrar el hospital general para la atención de enfermedades en general y para la consulta médica, ya que fue designada un área del hospital para la atención a enfermos COVID.

Con un total estimado hasta el lunes 11, de dos mil 978 personas contagiadas de COVID, además de 429 fallecidos y 67 sospechosos de contagio, Nuevo Laredo se coloca entre los primeros lugares en Tamaulipas en número de casos, lo que de acuerdo al presidente de la Comisión de Salud del gobierno municipal, “está fuera de control, y enero presenta un panorama  desolador”, expresó.

Comentó el médico que será este miércoles 13 durante la reunión municipal de salud serán dadas a conocer las cifras reales y totales de personas con COVID de cada uno de los hospitales de la ciudad, “´porque la verdad es que se reportan cerca de 400 defunciones, pero van cerca de mil, porque hay mucho retraso en dar a conocer los datos, y porque los laboratorios están saturados, y el problema es que el COVID afecta varios órganos del cuerpo, y muchas muertes provocadas por otras enfermedades son realmente COVID”, explicó.

Dijo que bajo ese supuesto no desea ser mal intencionado, sino que las cifras que supone son las reales es porque en la ciudad no se están aplicando suficientes pruebas para detectar la enfermedad, “y lo que vi es que algunos pacientes que tuvieron COVID y mueren de otra complicación, no los consideran como COVID”, explicó.

Reiteró que el panorama no es nada alentador, y dijo que enero será un mes muy desalentador en cuanto a personas contagiadas y fallecidas por la enfermedad, porque mucha gente no hace caso a las medidas sanitarias, y porque aún hay personas que no creen que el COVID exista, “y ya vemos las consecuencias”, sostuvo.