Juan Rodríguez

Laredo, Tx.- Noviembre sería el mes más definitivo para terminar un año 9 meses del cierre de los puentes internacionales al paso de los compradores mexicanos a Estados Unidos, declaró esta mañana el congresista Henry Cuéllar, en una conferencia de prensa.

El legislador laredense dijo que por primera vez en todo este tiempo que se impusieron las restricciones a consecuencia de la incidencia pandémica en los dos lados de la frontera, el gobierno federal se ha visto moviendo mecanismos encaminados a que los cruces operen normalmente a partir del próximo mes.

“Si no se reabren en este mes, sería entonces en noviembre”, estimó Cuéllar.

Henry Cuellar

Las declaraciones las hizo debido a que en las redes sociales se ha propagado una serie de informaciones falsas que confunden y distorsionan a realidad de este tema, al asegurar que es el 21 de octubre la fecha para reabrir, cuando no existe nada firme, aún.

Cuéllar consideró que ya es tiempo que se retiren estas restricciones, tomando en cuenta que la situación pandémica en la frontera es muy distinta a la que existía hace 3 ó 4 meses.

“Ahora, Laredo registra la más baja tasa de hospitalizaciones con menos del 10 por ciento, con también menos infectados y lo mismo ocurre del lado mexicano”, agregó el entrevistado.

Además, señaló que México está teniendo una alta vacunación y que Estados Unidos ha seguido enviando millones de dosis, cumpliendo con su parte el  gobierno mexicano dentro de esta estrategia sanitaria, por el bien común de los dos países vecinos.

Dijo que en esta semana se entrevistará con el secretario de Seguridad Nacional Alejandro Mayorkas con el propósito de conocer si continúa firme la decisión de permitir que los compradores mexicanos puedan pronto ingresar al país, sin ningún problema.

Cuéllar añadió que  si se aprueba la reapertura, Estados Unidos implementaría una serie de protocolos sanitarios en los puertos,, como el exigir una prueba negativa del COVID a los turistas y que en caso de no estar vacunados, se les aplicaría la dosis, tal y como se hace en los aeropuertos con los viajeros que llegan del exterior.

Otro factor que esta contribuyendo, dijo, es el hecho que ya se está aplicando la tercera dosis, es decir el refuerzo y la vacunación se ha ampliado hasta a los menores de 11 años de edad, además ya está por autorizarse la pastilla contra el virus de la farmacéutica Merck.

Cuéllar reconoció que es ya más que urgente que se reabran los puentes internacionales, no sólo por el desastre  económico que ha causado al país, sino también por el hecho que cientos de familias han quedado separadas en ambos lados de la frontrera desde que se impusieron las restricciones.