Gastón Monge

Nuevo Laredo, Tamaulipas.- Con poco más de 500 vehículos que ingresaron a México por esta frontera por el puente internacional dos, inició la temporada en que miles de paisanos procedentes de diversos lugares de Estados Unidos, viajan a sus comunidades de origen, aunque de acuerdo a las autoridades se apreció en menor cantidad que en años anteriores.

A este día el año pasado habían cruzado ya cerca de 30 mil paisanos, pero debido a la pandemia solo cruzaron 11 mil, lo que indica que no cruzarán la frontera al menos otras dos terceras partes, debido a los elevados niveles de inseguridad que se suman al temor de contagios por el COVID, lo que ha hecho que el flujo sea menor que en años anteriores.

paisanos

Estas caravanas de paisanos que a partir de este día y antes del 24 de diciembre comenzarán a recorrer las carreteras de México con destino a diversos lugares, en particular a los estados de Zacatecas, Querétaro, San Luis Potosí, Veracruz y otras entidades, pero ya no es igual que antes, debido a la pandemia y a los protocolos sanitarios implementados tanto por Estados Unidos como por México, para prevenir contagios entre la población.

Sin embargo, los índices de inseguridad sumado a la pandemia, han hecho que miles de paisanos se queden en Estados Unidos, ante el temor de ser infectados, o asaltados por bandas de lincuentes que los acechan en las carreteras, lo que fue denunciado por el senador José Narro Céspedes hace unos días, al señalar que los delincuentes los esperan una vez que cruzan la frontera.

“Hay un gran problema en la frontera porque los grupos de la delincuencia organizada están asentados en la línea fronteriza, y han mantenido un control importante sobre los puntos fronterizos, por ser ahí en donde ellos hacen sus negocios, y eso repercute negativamente entre los migrantes a los que asaltan, violentan y extorsionan cuando vienen a México”, subrayó.

El arribo de la caravana de queretanos fue vigilada y coordinada por elementos de los tres niveles de gobierno desde el momento de su ingreso a Nuevo Laredo por el mencionado puente, con la finalidad de brindarles información, atención y auxilio vial hasta el kilómetro 26.

Los funcionarios que dieron atención a esta primera caravana de paisanos reconocieron que fue la tercera parte de los paisanos que ingresaron el año pasado, ya que debido a la pandemia optaron por quedarse en sus hogares en estados Unidos.

Paisanos

Segismundo Doguin delegado regional del Instituto Nacional de Migración (INM),l mencionó que pese a que este día ingresó una cantidad menor de paisanos que en años anteriores, se espera que en los próximos días el cruce de mexicanos que viven en Estados Unidos aumente conforme se acerque la navidad, ya que después de esa fecha son pocos los que ingresan al país por esta ciudad.

Por indicaciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, al ingresar a México, los paisanos serán protegidos, escoltados y atendidos en su recorrido por las carreteras mexicanas, por elementos del ejército mexicano, de la Guardia Nacional y de autoridades estatales y municipales, para prevenir incidentes como robo, extorsiones y secuestros, que son comunes entre ellos durante la presente temporada.

“La indicación que tiene el personal es sumarnos al esfuerzo que hace el municipio y el estado, la Policía Estatal, personal de Tránsito, incluso autoridades estatales que acudieron desde Querétaro a conducir la caravana que en su momento llegará hasta esa ciudad, nos sumamos al esfuerzo con personal del Ejército y de la Guardia Nacional”, mencionó el comandante de la Guarnición Militar, Pedro Nieto Sánchez.

Aunque los paisanos son vigilados por policías estatales y federales, así como por elementos de la Sedena y la Guardia Nacional, no están exentos de que en cualquier carretera sean detenidos y asaltados por bandas de delincuentes, como ocurre cada año en este recorrido que hacen desde estados Unidos hacia diferentes lugares de México.