Juan Rodríguez

Laredo, Tx.-  La senadora Judith Zaffirini, conjuntamente con los diputados estatales Richard Peña Raymond y Tracy O. King, urgieron a las autoridades sanitarias de Texas una mayor dotación de vacunas contra el COVID-19, tomando en cuenta la explosiva espiral infecciosa en esta frontera y los problemas que enfrenta la comunidad por las consecuencias pandémicas como son la alta tasa de hospitalización y el gran número de muertes.

En una carta, firmada el 4 de enero y dirigida a John W. Hellerstedt, comisionado del Departamento de Servicios de Salud de Texas y a W. Nim Kidd, jefe de la División del Manejo de Emergencias de Texas, solicitan más biológico, por considerar que Laredo no ha recibido las necesarias vacunas, de acuerdo a su densidad poblacional.

Y acusan que algunos proveedores han aplicado las vacunas de manera selectiva y no en los segmentos comunitarios que realmente la necesitan, por lo que no han sido suficientes.

“Hemos trabajado estrechamente con los funcionarios del condado de Laredo y Webb, en la lucha contra la pandemia. Hoy escribimos con observaciones, solicitudes y sugerencias sobre la distribución de la vacuna en Laredo, porque no se ha conducido bien, pues hemos recibido quejas de los residentes enojados y decepcionados  por la incapacidad de ser vacunados, mientras que a otros sí”, dice la misiva.

“Muchos se han quejado que algunos proveedores han administrado las vacunas de manera selectiva, en lugar de hacerlo en función de los riesgos o del orden de llegada. Esto incluye informes de aquellos que dicen que determinados proveedores les negaron las vacunas cuando se las administraron a otros que las solicitaron más tarde”, agregan.

Los legisladores laredenses solicitaron también una video conferencia con los titulares de estas dependencias estatales, a fin de obtener una mejor coordinación y para que tomen en cuenta la grave situación existente y la necesidad imperiosa  para que Laredo tenga el suficiente inmunizante.

Zaffirini, Peña Raymond y King expresaron la experiencia sufrida por los laredenses durante  la primera etapa de vacunación, realizada en el campus de la Universidad TAMIU, durante los díasl 3,4 y 5 de enero pasado, cuando se formaron filas de autos hasta de 6 millas, sin que muchos laredenses alcanzaran a ser vacunados, porque la mayoría de los voluntarios para aplicarla, aparte, llegó tarde esos días.