Gastón Monge

El comisionado nacional de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP), Chris Magnus, alertó que una nueva ola migratoria procedente de Venezuela, Nicaragua y Cuba, es impulsada por los regímenes comunistas fallidos de esos países, lo que a su vez genera un incremento en los encuentros y las deportaciones de migrantes en el suroeste norteamericano, de acuerdo a un documento elaborado por este organismo.

El total de encuentros durante agosto, a lo largo de la frontera sur de Estados Unidos, según el documento presentado por Magnus, fue de 203 mil 598 migrantes, lo que indica un aumento del 1.7 por ciento con relación al mes anterior, pero de ese total cuando menos el 22 por ciento se trató de migrantes  que en el curso de los últimos 12 meses ya habían tenido un encuentro con los oficiales de migración o de aduanas.

Asimismo, consideró el funcionario que los migrantes que huyen de esos países representan un serio desafío para su procesamiento y deportación, aunque reconoció que por tercer mes consecutivo la cantidad de migrantes que ingresan por México disminuyó gracias al trabajo conjunto de Estados Unidos y sus socios en la región centroamericana, lo que facilita la repatriación y el freno a los traficantes de personas.

Advirtió el funcionario que los migrantes detectados en la frontera sur de Estados Unidos serán detenidos y procesados para su deportación, y como ejemplo cita el documento que durante agosto del presente año hubo un total de 157 mil 921 encuentros de ciudadanos de esos tres países integrado en el llamado ‘Triángulo del Norte’, lo que representa un 2.2 por ciento más que el registro de julio.

De ese total de encuentros, 55 mil 333 fueron venezolanos, cubanos o nicaragüenses, y ellos representan el 35 por ciento del total de migrantes registrados durante agosto, y un aumento del 175 por ciento respecto a agosto del año pasado

Por su parte, se menciona que los migrantes provenientes de México y Centroamérica en cantidad disminuyeron por tercer mes consecutivo, los que representan el 36 por ciento de los encuentros únicos, y una disminución del 43 por ciento con relación a agosto del año pasado.

De la cantidad de menores no acompañados y detectados durante el mismo mes de agosto, fue de 11 mil 365, con relación a los  13 mil 278 encuentros durante julio.