Gastón Monge

 

Nuevo Laredo, Tamaulipas.- Debido a la difícil situación económica ocasionada por la pandemia, los restauranteros solicitarán a los candidatos de los diferentes partidos políticos, una vez que inicien las campañas, que sea actualizada la Ley de Alcoholes de Tamaulipas, ya que de acuerdo al presidente de este gremio, Viviano Vázquez, los restaurantes que tienen bar, siguen pagando un permiso de alcoholes que les cuesta 70 mil pesos anuales, lo que dijo es ya incongruente con la actual situación.

Viviano Vázquez

También solicitarán la regulación del comercio informal que vende alimentos, y una hora más para el cierre de los que sin restaurante-bar.

Dijo que con la licencia de alcohol, la Secretaría de Finanzas ya los tiene cautivos fiscalmente, pero además dijo que cada año tienen que pagar esa cantidad de dinero para la renovación de una licencia para restaurante-bar.

“En otros estados de la República solo se paga un refrendo, y se pagan cuatro o cinco mil pesos, u si te portaste bien durante todo el año, pues se paga solo una parte”, explicó.

En lo que se refiere a la ley en el manejo de residuos, lo que son las trampas de sedimentación para las grasas, dijo el presidente local de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac), dijo que también se  requiere de una nueva legislación para determinar la capacidad de estas trampas, ya que refirió que están en manos de los inspectores que solo acuden para poner pretextos y no dar soluciones.

“Que nos digan en un papel cuanto es suficientes y cuanto es insuficiente, porque no sabemos cómo lo hacen”, explicó.

Adicionalmente, mencionó que un problema más es la regulación del comercio informal, sobre todo el que se dedica a la venta de alimentos en la vía pública sin pagar impuestos ni gastos de operación como lo hacen los restaurantes establecidos de manera formal y legal.

“Esta pandemia nos ha traído y nos ha dejado eso…que cada vez es mayor la cantidad de que en cada casa venden menudo, barbacoa, hamburguesas, mole, alitas, pizzas, y eso no está regulado, y para nosotros viene siendo una competencia desleal, además del comercio informal que está en las calles, y en las banquetas. Son restaurantes informales, y a ellos no se les  exige una trampa de grasas”, señaló.

Pero dijo que en tiempos electorales el costo político es muy alto para los candidatos, y que lo que solicitan es que el comercio informal opere en igualdad de condiciones que el formal,  porque mencionó que no es lo mismo pagar 300 pesos trimestrales que pagar todos los impuestos al SAT, y todas las regulaciones”, subrayó.

Restaurante

Además, dijo que solicitarán que estos negocios cierren a la medianoche, ya que actualmente cierran a las 11, y que ello no conviene a los restaurantes que tienen bar, porque los clientes desean seguir más tiempo en estos establecimientos.

Estas son las peticiones que los restauranteros de la ciudad presentarán a los candidatos de todos los partidos políticos, una vez que inicien las campañas, y añadió que harán una agenda legislativa con ellos, “porque tienen que ser en el gobierno del estado en donde tiene que verse ese cambio”, expresó.