Gastón Monge

Nuevo Laredo, Tamaulipas.- A pesar der la sequía que el año pasado mantuvo en jaque a los productores de ganado de la región norte de Tamaulipas, la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA), dio a conocer que las presas La Amistad y Falcón, mantienen los mismos niveles de almacenamiento de agua en los últimos tres años, mencionó el titular de este organismo, Agustín Boone.

De la Amistad, dijo que en este momento mantiene un 52 por ciento de su capacidad normal, mientras que la Falcón tiene solo un 22 por ciento también de su capacidad total, niveles que llevan cerca de tres años con el mismo porcentaje de agua en sus cuencas.

“El año pasado fu muy seco, y estuvo por debajo de la media normal, al tener un  registro de 242 milímetros de precipitación pluvial, cuando el promedio es de 503, lo que indica que estuvo  menos de la mitad de un año normal, pero algo similar ocurrió en el 2011”, explicó el funcionario.

En lo que va de este mes el registro de precipitación es de solo dos milímetros del lunes y un milímetro del uno de enero, lo que fue considerado por Boone como muy poco, aunque confió en que pronto haya más humedad, insuficiente como para garantizarle a los agricultores de los distritos 025, 026 y 050 la suficiente agua para la siembra de sus productos.

“Los agricultores se van a ver afectados porque habrá recortes en el suministro del agua, y creo que la Conagua ya lo comunicó a los distritos y a los módulos  de riego, aunque la población si va a contar con agua suficiente para el consumo”, explicó.

Sin embargo, hizo un exhorto a la población para que cuide el agua y evite las fugas dentro de sus hogares, e insistió que no se prevé haya recortes a la población del norte de Coahuila y Tamaulipas, al menos la que depende del agua de estas dos presas.

Pero no se trata de un recorte total solo parcial y depende de la disponibilidad de agua  en las presas, por lo que dijo que este año podría cambiar  al llegar la temporada de lluvias en mayo y junio, “no tenemos un pronóstico de cómo será este año”, refirió.

El año pasado la sequía que se prolongó  afectó a los productores de ganado,  y algunos de ellos perdieron hasta un 60 por ciento de sus hatos, ya fuera porque el ganado murió por la falta de alimento y agua, o porque fue vendido para evitar la mortandad.

En cuanto al nivel del río Bravo, dijo que en este momento su profundidad es de entre 65  80 centímetros en el área de los dos puentes internacionales, con un  gasto de 27 metros cúbicos por segundo.