Gastón Monge

 

Nuevo Laredo, Tamaulipas.-Las presas La Amistad, ubicada en el norte de Coahuila, y la presa Falcón, al norte de Tamaulipas, se encuentran en sus niveles más criticos de almacenamiento de agua de los últimos 10 años, al contar con 32% la primera y solo 13% la segunda, y pese a ello Conagua autorizó 2.5 millones de m/3 para el riego en el municipio de Guerrero, colindante con Nuevo Laredo, para que durante 26 días realizaran labores agrícolas, y con ello rompe un desabasto y sequía de casi un año debido al escaso volumen de  líquido en ambas presas internacionales informó el titular de la Asociación de Usuarios del Distrito 050, Manuel Silva Anguiano.

José Manuel Silva Anguiano

Sin embargo, dijo el productor que pese a la prohibición para obtener agua del río Bravo, las lluvias de la temporada han beneficiado mucho la actividad agrícola, sobre todo en la siembra de sorgo forrajero para alimento del ganado en la región, toda vez que este año inició con mucha incertidumbre para el campo, pero las lluvias tempranas ayudaron a los productores de ambos municipios a lograr sus cosechas.

“La sequía nos golpeó mucho, sobre todo a los ganaderos que tienen su potencial en las tierras de agostadero, ya que tuvieron que vender sus hatos ganaderos porque había escases de alimento, forraje y agua, pero desde junio las cosas cambiaron un poco en los predios  de agostadero y de riego llovió”, explicó.

Con la falta de agua del río y la sequía temprana de este año, los productores temían que las cosas se complicaran aún más, ya que la presa La Amistad se encuentra con un 32 por ciento de su capacidad de almacenamiento, mientras que las Falcón tiene solo el 13 por ciento, niveles que son considerados como de los más bajos en los últimos 10 años.

Aun así obtuvieron un permiso de la Conagua para regar con un riego de 2.4 millones de metros cúbicos, los que sumados a la lluvia, se consiguió levantar pacas  y realizar pastoreo rotativo de forrajes en los predios.

Rio Bravo

“Este fue el único riego que nos autorizaron este año”, reiteró Silva al señalar que por primera vez fue autorizado ese volumen  que provino de la planta tratadora de aguas residuales, agua ya procesada y que fue devuelta a torrente del Bravo.

La cantidad de agua más reciente autorizada por Conagua para el riego fue de 8 millones de metros cúbicos, aunque originalmente la cuota era de 14 millones, debido a las condiciones en las que se encuentran ambas presas, con muy bajos niveles de agua.