Agencias

La Paz.- La violencia y la muerte llegaron a El Alto, la ciudad aymara considerada un bastión de Evo Morales y donde se realizan movilizaciones contra el gobierno interino de Jeanine Áñez.

En la tarde de este martes, una operación militar policial acompañó la salida de un convoy de cisternas para dotar de gasolina a esta urbe y a la vecina ciudad de La Paz, donde el desabastecimiento del combustible llegó a niveles nunca vistos en los últimos años.

La respuesta de los sectores movilizados afines al expresidente fue un intento de bloqueo a la planta de hidrocarburos de donde partió el convoy y derivó en un enfrentamiento que terminó con el fallecimiento de seis personas.

“De acuerdo a información preliminar, (al menos) tres personas habrían fallecido producto de impacto de arma de fuego, se desconoce las circunstancias en que ocurrió el hecho”, informó la Defensoría del Pueblo a través de un comunicado.

La institución, que agregó que hubo además 30 heridos, pide “la desmovilización de las Fuerzas Armadas a fin de evitar que se produzcan más muertes”.