Gastón Monge

Nuevo Laredo, Tamaulipas.- Ante el notable incremento en el número de muertes y contagios del COVID-19, Nuevo Laredo podría regresar a la fase 1 de la pandemia esta misma semana, por lo que la movilidad social sería restringida de nueva cuenta, con base en los lineamientos establecidos por la Comisión Estatal de seguridad en Salud, informó esta mañana el alcalde Enrique Rivas.

Esta medida fue calificada por el funcionario como urgente, toda vez que en una reunión que tuvo con síndicos y regidores, urgió detener el incremento en la cantidad de contagios, los que aumentaron durante la temporada de fiestas en diciembre.

Una vez que la Comisión estatal determine este miércoles su nuevo dictamen, es muy probable que esta ciudad y otras de Tamaulipas regresen a la fase 1, con la intención de detener la movilidad social mediante la aplicación de restricciones a comercios, establecimientos, y al ingreso a centros comerciales y restaurantes.

“Estamos esperando la publicación del decreto. Lo conducente como autoridad municipal será buscar que nos regresen a la Fase 1 para detener la movilidad”, dijo Rivas al reconocer que las celebraciones de diciembre motivaron el disparo en el número de contagios y de fallecimientos, lo que mantiene colapsados los hospitales.

De ser necesario, dijo que se analiza como opción que los hospitales privados acepten internar a pacientes enfermos para su atención médica, dada la insuficiencia de espacio en los hospitales públicos.

“Ya sea por las reuniones, las idas al súper, pulgas o demás, tenemos los hospitales colapsados. Estamos buscando qué hospitales particulares se conviertan en Covid-19. El miércoles haremos lo propio y conducente para buscar detener la movilidad en Nuevo Laredo, a través del decreto que publique el gobierno del estado”, enfatizó.

Este miércoles 13 de enero sesionará  el Consejo Municipal de Salud para analizar esta situación sanitaria, y determinará si se aplica la medida restrictiva una vez más, que implica reducir en un 25 por ciento las actividades comerciales, además del cierre de otras actividades tal y como se hizo durante la fase crítica de la pandemia, entre abril y mayo del año pasado.